Cómo ajustar 40.000 millones sin tocar el Estado del bienestar

Una decena de expertos sugiere un catálogo alternativo de propuestas para que el ‘hachazo’ no se cebe en la mayoría de la población

PERE RUSIÑOL Barcelona 15/01/2012 11:55 Actualizado: 15/01/2012 15:16

Ir a la notica original en el diario Público

Parece una nueva maldición bíblica, que llega por partida doble: hay que ajustar 40.000 millones el presupuesto de España y además el margen es tan estrecho que el hachazo puede dejar en los huesos el Estado del bienestar, sobre todo si lo asumen las comunidades autónomas, que gestionan la sanidad y la educación.

Aunque la propaguen profetas muy cualificados, se trata en realidad de una decisión política del nuevo Gobierno del PP, según coincide la decena de economistas y expertos progresistas consultados por Público: la gran mayoría considera “arbitraria” la cifra y ofrece alternativas concretas para alcanzarla sin acrecentar aún más el déficit social con respecto a la UE: según la OCDE, el gasto público de España estáaún siete puntos por debajo de la media de la eurozona.

La lista de expertos consultados incluye, entre otros, catedráticos como Miren Etxezarreta y Joan Ramon Laporte, expertos con experiencia institucional Agustí Colom, en la Sindicatura de Cuentas de Catalunya y Alejandro Inurrie-ta, en el Ministerio de Vivienda o con un contacto diario con la Administración tributaria como José María Mollinedo, inspector de Hacienda y secretario general de Gestha, el sindicato de técnicos del Ministerio.

Una única propuesta de Gestha ya compensaría por si solo el hachazo. Según un estudio de la organización, reducir diez puntos el fraude fiscal que varios trabajos académicos sitúan en el 23% del PIB supondría recaudar 38.500 millones.

Seguir leyendo…

Anuncios

>15 DE MAYO UN CITA PARA TODOS…

>

Cristóbal Gil

Mayo es un mes de sorpresas en lo natural, y el de 2011 va a ser todo un resumen de las cosas que pasan y de las que deberían pasar. Comenzó el mes con la celebración del uno de mayo, fiesta litúrgico-sindical que es un patrimonio que se mantiene vivo a pesar de lo poco que lo obrero vende en el “mercado”, y menos lo obrero-pensante, consciente de que todavía le deben una parte de la riqueza que genera con su tiempo, conocimientos y esfuerzo. Pero este año en el contexto de una Europa dominada por el discurso de la inevitabilidad del desmantelamiento de los mecanismos de cobertura social , idea que, por cierto no es nada nueva, (basta recordar el agresivo intento privatizador que supuso la llamada Directiva Bolkestein en 2004, que no en balde, en su día, fue bautizada por la Confederación Europea de Sindicatos como Directiva Frankestein), y en el contexto de un gobierno español resignado desde hace meses a seguir la senda del recorte de derechos y prestaciones sociales como única forma de contentar a los depredadores “mercados”, todos esperábamos de esta señalada fecha.

En un contexto de casi 5 millones de víctimas de las políticas de ajuste sobre lo social , con la negociación colectiva cuestionada en aras de la gran falacia de la libertad contractual del trabajador individual , con el cuestionamiento del mantenimiento de la cobertura sanitaria pública y de calidad, con privatizaciones injustificadas e injustificables, con la insistencia de que la única medida posible pasa porque todos paguemos un déficit publico generado no por el aumento, necesario, del gasto social , sino por un injusto sistema fiscal y la asunción por parte del estado de parte de la deuda especulativa privada, parecía que este primero de mayo debería haber sido algo más que ese auto sacramental; debería haber tenido contenidos de protesta y de posicionamiento social. Pero no fue así, y sin duda, en esto mucho tiene que ver la campaña feroz que han sufrido y sufren las organizaciones sindicales por parte de la inmensa mayoría de los medios de comunicación, financiados y controlados por los poderes económico-financieros.

Pero también tiene que ver con que los Sindicatos, quizás deben hacer una reflexión sobre su papel social, recuperando su rol de articular de los intereses de la mayoría , papel que en muchos momentos han jugado de forma indiscutible, y puede que olvidaran que la indignación social está incubada , que nadie se ha dignado desde las instituciones públicas, y tampoco desde las sindicales, a explicar con claridad e insistencia las causas de esta situación a la ciudadanía, que nadie ha desenmascarado directamente a los verdaderos responsables , y que, en una sinfonía de la confusión calculada, esa indignación de forma preocupante la están rentabilizando paradójicamente aquellas fuerzas que defienden el modelo más anti –social: los representantes de la especulación de la nada financiera que más beneficios particulares obtienen con la crisis general.

En este escenario surgen algunos indicios de esperanza, parece que algunos ciudadanos quieren hacer una lectura de su indignación, quieren empezar a reaccionar, parece que muchos de ellos son jóvenes y defienden con uñas y dientes sus posiciones “no contaminadas” por intereses ajenos. Parece claro que el 15 de mayo, se presenta una nueva oportunidad para todos y todas, de fijar posiciones de defensa de lo social, de lo público, de políticas de gasto social que son generadoras de empleo, de exigir de una vez una democracia de calidad con dos claros pilares: el primero el crear cauces de participación efectiva y el segundo el redefinir el papel de los encargados de gestionar nuestra soberanía como servidores públicos. Y todo esto con visión de futuro.

Esta lucha encuentra sus razones en medidas que se van imponiendo desde hace décadas; compensar tanto poder económico desregulado es una tarea difícil, tarea que pasa de forma indefectible con la articulación de intereses colectivos, que pueden tener su origen en distintos focos, pero que tienen un denominador común, la indignación pro – activa, la voluntad de ser protagonistas de nuestras vidas y el convencimiento de que es posible el cambio.

Desde esa visión de futuro este 15 de mayo debe servir para articular intereses comunes desde la acción y la reflexión, de ahí la importancia de que se visualice la “indignación” y se reivindique la inteligencia social frente a la estulticia en la que nos quieren situar los políticos mediocres, la ambición desmedida de algunos y la manipulación de los medios de comunicación. La batalla es contra la idea de que este estado de cosas es inevitable , que viene inscrito y determinado en nuestro mapa genético, para demostrar, que, por el contrario, es una situación injusta que ha sido generada conscientemente en la no todos pierden, solo perdemos la mayoría, y que hay alternativas democráticas en lo político y en lo económico. Alternativas de fiscalidad progresiva y redistribución social, de gasto social imprescindible generador empleo directo, que tenemos el derecho colectivo para controlar y gravar los movimientos especulativos financieros improductivo, y que el beneficio tiene una función social . En definitiva que, este mundo solo es sostenible con otro modelo basado en la generación de riqueza de utilidad social y restaurador del medio. La actual situación solo es posible en sociedades atomizadas y desconcertadas, con instituciones políticas que renuncian a su papel de intervención y regulación, con ciudadanos meros consumidores pasivos y un sector público desprestigiado.

Nuestra respuesta, la del 15 de mayo, es una apuesta de articulación social, de debate público mediante la acción, la educación y la reflexión, de exigencia de una política participativa y unos políticos al servicio de la ciudadanía y no meros productos electorales, y de lucha, en definitiva, por una democracia participativa.

Y siendo tiempo de siembra, que mejor que estas semillas, las del 15 de mayo, contrasten con la necedad a las que no someten, para nuestra desgracia y a todas horas, los políticos, peleando por un poder al que, paradójicamente, vacían de contenido, con la justificación de sus conductas corruptas como trasfondo.

Al menos el que escribe esto no pierde la esperanza que en la recogida de cosecha estemos todos, personas que crean que en el papel de servicio y redistribución que debe jugar la política, y sindicatos fuertes y enraizados, que formen parte de una ciudadanía articulada y activa.

Tenemos razones y por eso es necesario que el 15 de mayo reinvidiquemos nuestro papel como ciudadanos activos que no se resignan a ser “una mercancía en manos de políticos y banqueros”.

>La escandálosa falta de ideología de los programas electorales en las próximas elecciones municipales pone al descubierto la ideología predominante en los mismos.

>

Julio C. Gambina – ATTAC Argentina.

Resulta interesante considerar como se hace visible el debate de ideas sobre el orden económico mundial en crisis. A los efectos didácticos, digamos que tres son las posiciones puestas en discusión, que como tales constituyen corrientes intelectuales y políticas que actúa en la conformación de la realidad.
I. Volver al programa liberalizador
Una proviene de la ortodoxia neoliberal, que fue afectada en su credibilidad con la explosión de la crisis mundial desde la debacle del 2007/8, y especialmente por la respuesta del salvataje de las grandes empresas con dificultades, que devolvió el intervencionismo estatal a la consideración pública. Cuatro décadas de prédica liberalizadora se estrellaron contra la realidad. Si hasta el titular del FMI pontifica que el Consenso de Washington ha finalizado.

Pese a ello, los herederos de Friedrich Von Hayek (1889-1992 y Nobel de Economía en 1974) y el programa de máxima del gran capital retornan con su discurso por la liberalización desde el encuentro que funciona en estos días en Buenos Aires (17 al 20 de abril) y auspiciado por la Sociedad de Mont Pellerín (funciona desde 1947 con su primer encuentro en Suiza y reúne al pensamiento liberal reaccionario contra el socialismo y el keynesianismo). Se proponen discutir en Argentina “El desafío populista para la libertad en América Latina” y será clausurado por Mario Vargas Llosa, que tendrá dos momentos estelares en la semana para enarbolar su propuesta, en este encuentro y en la inauguración de la anual Feria del Libro.
El diagnóstico intelectual de esta corriente político ideológica sugiere la necesidad de retomar el rumbo hegemónico de los 80´ y los 90´, con aperturas, flexibilizaciones, privatizaciones y un clima favorable al libre movimiento de mercancías, servicios y capitales.
Entre nosotros serán de la partida varios economistas y pensadores asociados a las demandas de las clases dominantes locales, coincidentes con el arco político de la derecha, y no en vano el anfitrión es el Jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Esas ideas son sostenidas en estos días en una columna periodística del inefable Domingo Cavallo, que a 20 años del comienzo de la convertibilidad, se animó a sustentar las políticas económicas que lo tuvo como protagonista importante en los años de la reestructuración regresiva del capitalismo local, en gobiernos dictatoriales como bajo administraciones peronistas y radicales.
Hay que sumar a varios argentinos en esta cruzada de reinstalación del pensamiento hegemónico de las últimas décadas del Siglo XX, los cuales serán expositores en el cónclave del Hotel Sheraton, entre ellos al ex Ministro López Murphy, de breve paso por la función ante el rechazo de la movilización popular a su estrategia de ajuste y privatización educativa.
II. Regular para salvar al capitalismo
Una segunda posición con incidencia en la aplicación de las políticas económicas anti crisis asume la necesidad de regular el capitalismo en crisis. Es la corriente que se ha impuesto en estos años de crisis, como modo de salvataje del capitalismo. Es el discurso mayoritario en el G20 y en los cónclaves mundiales que analizan el qué hacer para superar la crisis sin abandonar el rumbo capitalista.
Eso explica la presencia de Josepf Stiglitz (nacido en 1943 y Nobel de Economía 2001) en el asesoramiento a la reunión de Naciones Unidas que en Junio del 2010 consideró las políticas para resolver la crisis. Aquella reunión pretendía ser alternativa al antidemocrático G20, en funcionamiento desde fines del 2008 y producto de la crisis mundial. Se trataba del G129 versus el G20, y que mejor que formar una comisión técnica para formular propuestas alternativas, liderada por el Nobel de economía crítico del orden hegemónico hacia la crisis del 2001 y de las ideas dominantes de los 80´ y 90´.
Puede ser curioso, pero a comienzos del año y de la presidencia Sarkozy del G20, se encomendó a Stiglitz, asociado al neo keynesiano francés Jean-Paul Fitoussi, la coordinación de una reflexión intelectual sobre el qué hacer ante la crisis. Para ello se convocó a pensadores de diferentes regiones y procedencias ideológicas que sugirieron un conjunto de necesarias regulaciones, en muchos casos con el objeto de resolver la crisis dentro del sistema capitalista. La política del ajuste implementada por Europa era contrarrestada con opiniones tendientes a sostener en el tiempo la política de intervención y regulación estatal para el salvataje del capitalismo.
Estas ideas están permeando el clima ideológico en la reunión de primavera del FMI-BM en desarrollo en Washington y que cuentan con la presencia del Ministro de Economía de la Argentina y la Presidenta del Banco Central de la República Argentina.
Desde el fin del Consenso de Washington proclamado por el titular del FMI, Dominique Strauss Kahn, socialista francés con aspiraciones de disputar el gobierno de su país, a la preocupación del titular del BM por el posible incremento de 10 millones de pobres si continúa en la coyuntura el alza de los precios internacionales de los alimentos. La pobreza se incrementó en tiempos de crisis en 44 millones de pobres por la suba de precios de comodities, especialmente alimentos, y de continuar esta situación el Presidente del BM Robert Zoellick destaca que el registro subiría a los 54 millones de personas.
Son opiniones que encarnan en propuestas de regulación estatal de la economía para evitar una recidiva de la recesión del 2009. Claro que son recetas simultáneas con ajustes del gasto social en aquellos países que ello sea posible, inclusive en EEUU, tal como fue anunciado por Obama en estos días para intentar morigerar el gigantesco déficit fiscal estadounidense, equivalente al 10% de su PBI.
III. Políticas alternativas y anticapitalistas
Una tercera posición ideológica, con menor visibilidad propone ir más a fondo que con el salvataje del capitalismo, y pensar en las formas de superar la crisis en simultáneo con la crítica al capitalismo y la sustitución de esa forma del desarrollo y organización económica de la sociedad por otra sustentada en la satisfacción de las necesidades.
Algo de ello es lo que ocurre en el Congreso del PC de Cuba a propósito de la discusión sobre el modelo económico de Cuba y la construcción del socialismo. La revolución cubana intenta renovarse y reinventar el socialismo bajo extendida hegemonía capitalista mundial.
Algunos pasos relativos a esta posición se asocian a la experiencia de la región nuestramericana en los años recientes de este comienzo del Siglo XXI, especialmente en Venezuela, Bolivia y Ecuador, que en sus reformas constitucionales recientes incorporan, especialmente las dos últimas, categorías que recuperan pensamiento ancestral, tal como el “buen vivir” en las condiciones de la contemporaneidad. Es una recreación de pensamiento con cultura de pueblos originarios que incide en la innovación de categorías como el socialismo sugerido desde las tierras de Bolívar.
En Argentina pasó por estos días un cónclave de pensamiento crítico en el Parlamento, en torno al debate sobre “los derechos humanos y la crisis global de la economía”. La reunión fue animada por parlamentarios de la región junto a redes y movimientos de todo el mundo que denuncian las políticas hegemónicas y especialmente el papel dependiente ejercido por el endeudamiento público para los países del sur del mundo. La búsqueda se orientó en la articulación de propuestas más allá de la crítica al neoliberalismo, para constituir una opinión y subjetividad popular para las transformaciones profundas, de carácter anticapitalista.
IV. La polémica constituye tres espacios
De este modo, la discusión que atraviesa el rumbo necesario en nuestramérica está condicionada por estas tres variantes, opiniones o corrientes de pensamiento.
De un lado la vuelta al programa explícito de la liberalización sustentado en los 80´ y 90´; de otro la crítica a esas políticas, con el impulso de reformas y regulaciones estatales para el salvataje del sistema capitalista, apuntado como el límite de lo posible de sectores radicalizados en tiempos recientes.
Finalmente, emerge desde posiciones minoritarias una visión que intenta romper con el posibilismo y cuestiona a la crisis y las políticas anti crisis en curso para indagar y proponer un rumbo anticapitalista, incluso por el socialismo.

>Informe económico Unicaja

>

Hoy de nuevo salen los oscuros augurios de los grandes analistas económicos y están de acuerdo los voceros de los que trajeron la crisis, la cosa esta muy mala y se va a poner peor y lo dicen como si descubrieran algo nuevo, presentandolo como un sesudo análisis salido de tremendos y profundos estudios de doctos gabinetes. Para ese viaje no hacen falta alforjas, el pescadero de mi barrio hace a diario el mismo analisis sin apenas consultar ni el teletexto ni haber pisado ninguna facultad de economía “la cosa esta muy mal, y peor que se va a poner…”.

No vamos a un médico para que nos diga que tenemos tos, o que nos duele la pierna, eso ya lo estamos sufriendo, lo que le pedimos es que nos diga porqué nos duele y que nos alivie el dolor y nos cure la enfermedad, estos “economistas”, sólo saben decir los síntomas, lo que ha pasado, el gobernador del banco de España o el Rato cuando estuvo en el FMI no hicieron caso de los informes que avisaban de la crisis o no supieron o lo que es peor, y más probable, no quisieron atajarla. De hecho sus buenos beneficios les han reportado la crisis.  Ahora, lo que le pedimos a estos supersabios es que nos den recetas para salir de la crisis, pero recetas que no abunden en los beneficios a los de siempre, a los banqueros y grandes fortunas, recetas que no sólo se fijen en las rebajas sociales y recortes salariares o de derechos laborales, que aumenten los impuestos a los más ricos y que afloren todo el dinero negro que manejan a traves de los paraisos fiscales y actividades no declaradas.

Dicen que Cristóbal Colón era economista, me lo ha contado hoy un amigo, porque no sabía donde iba ni sabia donde llegó, confundiéndose además, pero que cuando llegó a España lo contó todo divinamente, como nuestros economistas.

Y a nuestros representantes hay que decirles que con médicos como éstos pronto vamos a pasar del la UCI al tanatorio, y que su único objetivo es quedarse con el hospital, y, deben saber que cuando esto pase, hasta ellos, que les allanaron el camino, tendrán que pagar hasta para que le receten una aspirina.

>Jerez de la apatía

>30.000 parados, Ayuntamiento en quiebra, desierto cultural, autobuses en huelga y las elecciones a la vuelta de la esquina y no se mueve un varal, como diría un cofrade.
¿Que pasa en Jerez? ¿Somos distintos al resto de pueblos de España?, pues no, en todos estos la familia está actuando como colchón para la rebeldía de los jóvenes y de los no tan jóvenes, pero estos además están amparados por el estado del bienestar, aunque muchos de ellos no lo sepan. Estos se dedican a opinar sobre la crisis, el exceso de funcionarios, el gasto público, incluso los mercados, sumándose a las olas más populistas que proponen el adelgazamiento del estado y la paulatina desaparición del estado del bienestar.

Son frases que corren de boca en boca, los que van al médico abusan y la seguridad social es una mierda, los funcionarios no trabajan y hay demasiados, los políticos son una mierda y hay que quitarlos a todos los sindicatos no sirven para nada…
Y no se dan cuenta que estas cosas a quien más perjudica es a ellos, a los menos favorecidos. Si establecen el copago en sanidad ¿A quien afectará más? A jubilados y pensionistas y a los que tengan salarios bajos, los que cobren mucho irán a los seguros privados hasta que tengan algo serio que acudiran a la seguridad social y no les importará una minima parte de su salario. ¿Quién creeis que saldrá más perjudicado si desaparecen los sindicatos? ¿Botin? ¿Las Koplowitz? ¿Tita Cervera? ¿La duquesa de Alba? ¿Iker Casillas?… no, serán los trabajadores, harán poco, pero veréis como los echáis de menos cuando falten. ¿Quien estará entonces entre las empresas y vosotros?.
Esta ciudad sólo se moviliza con la semana santa, la feria y cualquier fiesta y si no hay dinero, pues ya lo habrá… y si hay paro me voy a Palma de Mallorca o hago alguna chapucita o cobro la ayuda o me voy a vivir con mi madre. ¿Mis hijos? Si yo no voy a tener hijos a mi que me importa todo eso de la política?. Anda yá….